Independiente, un año con más dudas que certezas

Indepte 2018

 Una disyuntiva complicada: ¿Caer en el paroxismo de la crítica, o acompañar este nuevo Independiente, competitivo, en primera plana y de rodaje internacional?

Si bien es cierto que su irregularidad futbolística -a lo largo del 2018- condenó al equipo a un deambular constante por las competencias que disputó, no se puede desmerecer sus intenciones ni su capacidad ofensiva; es entender que, a la vez que tuvo partidos muy positivos y de juegos muy dinámicos, también tuvo sus pésimos desempeños donde el equipo fuera totalmente intrascendente.

Por otro lado, hubo un déficit en lo que fueron las contrataciones de inicio de temporada. Varios de los refuerzos contratados durante el último mercado de pases quedaron en meros reflejos de los que supieron ser: El “chileno” Silva nunca encontró su nivel, tampoco pudieron tener regularidad jugadores como Gaibor (aunque sus últimas actuaciones fueron destacadas) ni Hernández. Ni que hablar de jugadores como Verón o Silvio Romero, quienes estuvieron muy por debajo del nivel que alguna vez supieron tener

Es menester aclarar que El “team” de Holan gozó de cierto prestigio durante el año, Directores Técnicos como Guillermo Barros Schelotto o Marcelo Gallardo elogiaron sin chistar al conjunto dirigido por el “profe”, apodo otorgado por la tribuna roja. El “Rey de copas” tuvo partidos muy destacados; contra Huracán por Superliga, por ejemplo, mostró solidez y coerción colectiva, fue destacado también su participación en Copa Libertadores ganándole al Corinthian de visitante y haciendo una buena fase contra el equipo de Nuñez.

Pero esa primavera, luego de ganar la sudamericana 2017 y la Copa Suruga Bank a inicios del 2018, fue quedando en el olvido. La “bipolaridad” futbolística condenó al equipo a dejar varias competencias de lado. En copa Argentina fue eliminado por un equipo del Nacional “B” (Brown de Adrogué) por penales, no se llegó ni siquiera a cuartos de final; en el torneo argentino quedó 11 puntos de la cima, perdiendo partidos claves que pudieron haberlo ubicado de manera más vacilante en la lucha por el campeonato; y en Copa Libertadores, a pesar de no haber hecho una mala performance, se quedó sin nada en cuartos de final frente al equipo de Gallardo. .

A pesar de las idas y vueltas en la concepción futbolística que supo tener y no tener en este año, es imposible y hasta condescendientes dejar de señalar la opacidad de la Conmebol y AFA en temas reglamentarios. Independiente fue claramente perjudicado por la no aplicación de la tecnología (VAR) en el encuentro de cuarto de final contra River Plate por Copa, y fue “manoseado” por el árbitro Herrera el clásico del domingo 2 de diciembre. Ni contemos la cantidad de penales y goles mal cobrados -y mal anulados- a los largo del año.

Justamente y por esas ambivalencias, Independiente deberá ajustar las tuercas y consolidarse como un equipo de temer este 2019. El armado estructural del equipo lo tiene: Campaña en el arco, Domingo en mitad de cancha y Gigliotti de delantero, conforman la columna vertebral de los jugadores más rendidores de este último tiempo. Sólo queda esperar que la dirigencia (y cuerpo técnico) tengan buen ojo a la hora de contratar refuerzos y  que las inferiores comienzan a dar su frutos luego de 5 años de moyanismo en el Club.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s